Ciclo de la tormenta

Se trata de una serie compuesta por seis videocreaciones (que se muestran aquí), más otro a mayores: Prólogo a una Profecía o lo que supuso en mi vida morder simbólicamente una manzana. Este último, que funciona a modo de manual de instrucciones, y que ayuda un poco a desencriptar mi trabajo de esa época, está desde ya hace años en un constante proceso de realización, evolucionando y madurando, siguiendo de cerca mi propio camino de autoconocimiento.

Se trata de una serie de trabajos que de un modo genérico hablan del dolor, de la pena, del destino. Y que van entretejiendo diversas tramas como la pérdida, la infancia, la crisis, el autoanálisis, la mística, el duelo. Abordándolo todo bajo una visión del arte, de mi propio proceso de creación, como una terapia autorreferencial, que me ayuda a exorcizar mis pequeños y grandes traumas.

El ciclo de la tormenta hace referencia a una época cargada de dolor, de pena, de rabia incluso… pero también es el comienzo de una historia sobre transformaciones. Después de la tormenta, ya se sabe…

 

Un bosque en mi memoria

Vídeo digital
03’47’’
2003

 

 

 

Son pocas las cosas que recuerdo con claridad de mis seis primeros años. Quizás hay una: el olor de la hierba; una hierba muy alta que me protege y me abraza.

Juego con mi primo en esa hierba que aún no ha sido segada, ajena a toda desgracia.

El proceso de este vídeo parte de una película en Super8 que el destino me regala después de cumplir los 20 años. Y, como objeto encontrado, la utilizo en bruto, sin realizar cortes a la hora de editarla, dejando íntegros los 3 min. de duración característicos de este tipo de películas.

Lo fascinante de este pequeño tesoro encontrado, para mi reside en el hecho de que tras ser retratada jugando el tomavistas capta también a mi abuelo cortando la hierba, destruyendo mis paraísos y fantasías, dando lugar a la nada.

Pero también me regala la metáfora gráfica de lo que ha sido mi infancia; y el punto de arranque de todo mi proyecto artístico. Es a raíz de Un Bosque en mi Memoria que comprendo que mi tema, mi obsesión, en el arte es la infancia. Y es a partir de ahí que emprendo un viaje, en el que aún hoy en día me veo sumergida, de recuperar y reinventar mi infancia. De (re)llenar una memoria que se ha quedado en blanco.

Rayo de tiniebla

Vídeo digital
03’40’’
2004

 

 

A partir de una estética próxima a la de la ilustración victoriana creo una animación obsesiva que alude al dolor y a la ofrenda del sufrimiento como homenaje florido.

Son fragmentos de poemas místicos de San Juan de la Cruz -el pecho florido y la llaga en el corazón– los que me sirven para emplear como metáforas del éxtasis y la angustia, en un intento por tratar de discernir donde están los límites entre la vigilia y el delirio, entre la cordura y lo considerado patológico.

La animación incorpora fragmentos de textos de la mística Ángela de Foligno y del libro Éxtasis sin fe, del psquiatra Javier Álvarez.

Éxtasis de angustia

Vídeo digital
04’31”
2004

 

 

Todos mis secretos

Vídeo digital
08’46’’
2005

 

 

 

 

Treinta o cincuenta sueños, ningún recuerdo

Vídeo digital
07’14’’
2005

 

 

 

 

 

Como si Dios llorase lágrimas de oro

Vídeo digital
06’05’’
2005