Autorretrato bajo la humedad de la hierba

Óleo sobre lienzo
60 x 80 cm
2008

Los recuerdos que me rodean son los recuerdos de cuando era niña, una niña vulnerable y extraviada. A ella es a quien escribo. Porque ¿existe algo más terrible que un retorno que no logra llevarse a cabo? Aquello que tenías que decirle, aquello que todavía no le habías dicho queda para siempre dentro de tí y esa persona está allá, bajo la hierba.

Mientras tu juegas a esconderte, la hierba crece alta para abrazarte. El azar, con su imprevisible generosidad te está ofreciendo una ocasión más, te das cuenta de que el camino ya está hecho, alguien lo ha trazado para tí, y todo lo que puedes hacer es avanzar. A cierta altura se abre un sendero, una senda herbosa que se perdía en los bosques y al atravesarla la ves, está a tu lado. Su cabellera ondulante roza tu mejilla. Tomas su pelo entre tus manos, acariciándolo inmóvil y sientes una cálida vibración. Es la nostalgia de ti bajo la humedad de la hierba.